Y ahora unas palabritas…

¡Música maestro!

 


Obvia decir que hasta aquí llegan las aventuras de El Sistema D13 en el Far West. Me siento sumamente enriquecido por el hecho de crearlas y, aunque no lo parezca, por el hecho de documentarme, ha sido todo un descubrimiento, y películas como El bueno, el feo y el malo ya se quedan conmigo para siempre.

 

Aunque esta sea una tira cómica ligera para mí ha supuesto un absoluto cambio de chip de más de un mes, viendo pelis, escuchando canciones (sí, eso a mí me ayuda), leyendo tebeos, en definitiva, empapándome del ambiente polvoriento de western, y espero haberlo sabido transmitir en cierta medida (y con cierta gracia, sobre todo esto último).

Agradeceré vuestras opiniones sobre la experiencia, qué os ha gustado, qué cambiaríais, vamos… un poco de valoración general porque aunque ahora volvamos al siglo XXI el Delorean siempre está a punto para dar alguna vuelta más (ya tengo un destino en mente). En muchos sentidos me he dado cuenta de qué puedo y qué me gusta hacer con esta tira, me he abierto a ciertos objetivos y situaciones con los que en principio no contaba. Así que todo eso que doy por ganado.

Pero como decía aquel, eso ya será otra historia…